¿El dibujante del pueblo? ¡No, gracias! Descubre cómo evitar que ocurran ciertas situaciones embarazosas.

Si eres un agente inmobiliario y has comprendido que gracias a los planos amoblados te ahorras un montón de tiempo en la venta de tus inmuebles, ahora sólo debes comprender un concepto clave más para poder finalmente comenzar a vender con los planos.

Un problema de quienes compran planos es que después de haber dado las indicaciones y haber pagado, tal vez éstos nunca llegaban.

¿Suena extraño lo que digo?

Ciertamente no lo es para algunos de mis clientes, que antes de conocer a Total Render Architecture confiaban en el “dibujante del pueblo”.

Apenas abrí el blog, muchísimos agentes inmobiliarios (que hoy son parte de mis clientes habituales) siempre me hacían la misma pregunta:

“Alberto, me gustaría poder vender el inmueble lo más rápido posible, ¿me garantizas que podrás enviarme un plano amoblado en un plazo de 2 semanas?”

 

Sé que no es profesional, pero cada vez que me hacían esta pregunta, por e-mail o por teléfono, estallaba de risas.
Estallaba de risas porque no tiene sentido que se envíe un plano después de 15 días.
Como máximo después de un día. Si me paso de las 24 horas, yo siempre me disculpo por los inconvenientes y el plano es gratis.

Después de la carcajada, me recomponía y con un tono probablemente serio les preguntaba a ellos por qué motivo me preguntaban si los planos debían ser entregados después de tanto tiempo.

El motivo era siempre el mismo:

“Le pedí un trabajo al dibujante de mi pueblo pero nunca lo recibí y perdí el encargo”.

Después de haber presenciado este tipo de lamentos de varios agentes inmobiliarios, decidí aclarar de una vez por todas el motivo por el que no debes, en absoluto, confiarle tus trabajos a una persona que hace “de todo un poco”.

 

¿Por qué no debes, en absoluto, confiarle los planos a un dibujante/arquitecto/diseñador/técnico general?

 

He oído de todo tipo de problemas que han ocasionado personas poco profesionales y quisiera evitar que tú también caigas en estas trampas.

Recién graduado, me encontré siendo catapultado a la marea de trabajos que podría haber hecho sin ser realmente capaz de realizarlos con profesionalidad. Como sabes, digamos, los arquitectos realmente son útiles para tantos tipos de trabajos, como por ejemplo la planificación urbana, la construcción, la restauración de monumentos, la concepción de entornos, de instalación, de la estimación inmobiliaria y del plano, o incluso diseño, ergonomía y gráfica informática.

La decisión (equivocada) que tantos arquitectos hacen es la de intentar acaparar más trabajos de los que pueden hacer para intentar tener un buen salario sin ser especialistas en ningún sector.

Para ti, que quieres simplemente tener un plano amoblado, esto se traduce en dos escenarios posibles.

1) Te sale mal y le has confiado el trabajo a una persona que no tiene muchas solicitudes de trabajo, aun cuando hace un poco de todo. Él tal vez te hará un plano, pero necesitarás explicarle con pelos y señales qué deberá hacer, dado que no está acostumbrado a hacer única y exclusivamente este trabajo. Por lo que podrías esperar una semana, y además del engaño, prepárate también para lo que vayas a recibir, porque como ya te he dicho, no le has confiado el trabajo a un profesional especializado en planos, entonces hay muchas posibilidades de que el plano no sea como tú lo hayas pedido. ¿Qué haces en este punto? ¿Pierdes más tiempo explicando y esperando un trabajo bien hecho o aceptas que perdiste tiempo y dinero y le confías el trabajo a una empresa especializada?

2) ¿Quieres un final feliz? Lo lamento, pero aún no ha llegado el momento porque en el segundo escenario, aun teniendo a un arquitecto general que es un gran trabajador, puedes recibir una sorpresa desagradable.
Si tú fueras un arquitecto que lo hace todo bien pero no eres especialista en nada y aun así tienes un montón de trabajo, seguirías estando ocupado con una montaña de diferentes trabajos, y cada uno con un costo diferente.
¿Y luego qué ocurre? El mismo día recibes dos encargos, uno viene de un agente inmobiliario que quiere un plano amoblado, mientras que el otro viene de un constructor que te confía un trabajo muy grande y bien pagado. Sin pensarlo dos veces, estoy convencido de que te dedicarías al encargo y dejarías el plano para cuando tengas tiempo (suponiendo que recuerdes que tienes que hacer el plano).

¿Soy una persona que siempre ve el vaso medio vacío?

No, en absoluto, pero como realmente he tenido muchos clientes que se quejaron de estos dos escenarios, pienso que es absolutamente necesario decirte a lo que te podrías arriesgar.

Algunos de mis clientes lograron adquirir propiedades porque les prometen a los propietarios o a los compradores que en 24 horas tendrán en mano la herramienta de comercialización que utilizarán para vender más rápido el inmueble. Si tú te arriesgaras a recibirlo después de una semana, ¿cómo resolverías el problema? ¿Perderías el trabajo? ¿Quedarías mal y tu cliente pensaría que no eres profesional?

 

¿Por qué tiene sentido utilizar los planos sólo si los recibes con rapidez?

 

Los planos son una herramienta que puede ser aprovechada de diversas maneras, como por ejemplo, convencer al cliente de confiarte el encargo, pero la primera razón por la cual debes utilizar los planos es que son una herramienta de comercialización que te permitirá vender el inmueble con más rapidez.

Si no puedes aprovechar esta herramienta porque la persona que te crea el producto te está haciendo perder el tiempo, ¿entiendes que es una contradicción?

Si quieres vender tus inmuebles con rapidez, también debes ser respaldado por un especialista que te pueda proporcionar las herramientas sin demora.

En el artículo te he repetido varias veces que puedo crear el plano amoblado de tu inmueble en menos de 24 horas, y dado que es un resultado que nadie nunca ha pensado en garantizar, quiero explicarte cómo hago para obtener este resultado.

Enfoque.

Ésta es la palabra clave que me permite ofrecerles a mis clientes planos excelentes a muy corto plazo. Hace años que hago única y exclusivamente dos cosas laborales. Representaciones y planos amoblados. Con el tiempo he logrado perfeccionar mis conocimientos para poder proporcionar herramientas que tuvieran un estudio y una investigación exhaustivos. Repitiendo todos los días las mismas acciones, he optimizado cada vez más algunos movimientos y procedimientos. Llegué a un punto en el cual, aunque me volvía mucho más rápido, no lograba seguirle el ritmo a los trabajos. Entonces, aprovechando la noche, escribí un pequeño manual donde explico cada paso que tomar para poder proporcionarle a los clientes un trabajo ganador.

Actualmente, todas las personas que trabajan conmigo se saben de memoria este manual (que de todas formas pueden hojear y revisar en cualquier momento), logrando así crear muchos trabajos en poco tiempo.

Eso es todo por este artículo, si quieres aprovechar una herramienta que te permitirá acelerar el proceso de venta de tus inmuebles, obteniéndola en sólo 24 horas sin hacerte enloquecer dando indicaciones a personas que hacen de todo un poco, sólo debes hacer clic en la imagen aquí abajo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CONTATTACI ORA!